martes, 26 de junio de 2007


La historia europea a lo largo de su evolución ha presentado diversos hechos que le dan connotación especial a la época en la que estos se desarrollan. Así lo fue la Edad Media, un período decisivo en la formación de la Matriz Cultural europea. Que comprendió los siglos V al XV aglomerando entre estos siglos una fusión de elementos, conceptos y experiencias germánicas, grecorromanas y judío –cristiana de gran importancia para el occidente.
La división de la Edad Media en Alta, Baja y Temprana se ve distinguida por hechos más o menos distintos y marcados, y es entre estos siglos IX al XIII donde el, presente Blogg enfocará su tematica. Hablamos de una época que se caracterizó por su sistema social económico llamado: Feudalismo, este sistema se desarrolló como respuesta a la desintegración de la autoridad central y al caos social que surgió tras el fin del mandato romano.
El feudalismo responde a una mentalidad medieval, es conciencia de la superioridad de un estado principalmente militar y que supone el respeto y práctica de ciertas virtudes. “El Feudalismo es ante todo un estado de espíritu”